Perro de agua portugués

En su país de origen se le conoce como cão de água portugués y es uno de los cánidos más populares en el mundo por muy buenas razones. Es un perro de aspecto llamativo, saludable, sociable y sobre todo muy laborioso. Te contamos las principales virtudes del perro de agua portugués junto con algunos consejos y curiosidades.

Origen

Como su nombre lo delata, el perro de agua portugués se desarrolló en la provincia costera de Algarve, Portugal. Se cree que esta raza es muy antigua y que acompañó a los marinos lusitanos de los siglos XV y XVI. Pero la pregunta es ¿cómo llegó al litoral de Portugal?

perro de agua portugués bicolor

Algunos estudiosos de la raza indican que el perro realmente proviene de las estepas de Asia central y que probablemente ya existían para el año 700 a. C. La hipótesis más aceptada de cómo llegó a Portugal indica que pudo llegar con los bereberes (o los moros como se les conocería siglos después) o con los godos. El fundamento de la hipótesis se apoya en parte en el hecho de que los perros ostrogodos acabaron convirtiéndose en el caniche, un perro de agua que guarda muchas similitudes con el portugués.

Funcionalidad

Por su asombrosa capacidad de nado y su grandioso olfato, este perro ha sido durante siglos el compañero fiel de los pescadores.

Mientras su dueño pescaba, el perro no apartaba la mirada de la presa y se mantenía en alerta por si escapaba para recuperarla. Pero además, gracias a su fuerte instinto protector, el perro también se encargaba de resguardar la embarcación y todos sus bienes.

En Portugal también se considera que este animal tiene una agudeza visual formidable, porque cuando la neblina aparece y la vista humana no puede divisar más allá de unos metros, este perro ha advertido con sus ladridos la presencia de otros barcos, evitando así catastróficas colisiones.

También se utilizaba para conducir los peces a las redes mientras nadaba, y para recuperar las redes rotas y todo lo que cayese por la borda.

Por otro lado, era un excelente mensajero, nadaba de una embarcación a otra en las costas para llevar un mensaje.

Pero sus habilidades acuáticas y su instinto protector también lo llevaron a salvar muchas vidas. Hasta el presente, el perro de agua portugués es un excelente salvavidas que recorre las costas para asegurarse que nadie está en peligro. Nadie le enseñó este oficio, es simplemente una de esas virtudes que corren por sus venas.

Perro de agua portugués consejos, cuidados y características

Con todas las labores que este perro es capaz de realizar, no cabe duda que es muy inteligente y laborioso, pero demos un vistazo detallado a sus características físicas y psicológicas.

Comencemos por sus características físicas:

perro de agua portugués caracteristicas

  • Es un can musculoso de tamaño mediano. Mide entre 43 a 47 centímetros a la cruz
  • Su peso promedio oscila entre los 16 y los 27 kilogramos
  • La línea superior que marca su silueta está nivelada y es recta
  • Su cabeza está muy bien proporcionada, es abovedada, ancha y algo más larga respecto al morro
  • Sus ojos, a diferencia de otros perros de agua, son oscuros, pero como el resto también son redondos
  • Su hocico es ancho en la base y se encuentra muy cerca de la trufa (la nariz)
  • Las orejas se implantan por encima de la línea de los ojos, se mantienen bastante pegadas a la cabeza y son muy finas. La forma es cuasi triangular
  • La cola no se encuentra pegada al cuerpo, lo cual le ayuda en la movilidad para el nado. La misma se enrolla y cae sobre el lomo al ser más gruesa en la base que en la punta
  • Los perros de agua portugueses pueden ser negros, blancos, marrones, beiges o bicolores.
  • Su pelo es su característica más llamativa; es abundante, rizado, denso y resistente. Aunque para ser justos, existen dos variedades de perros de agua portugueses tal y como sucede con los españoles: uno es de pelo corto, abundante y rizado, y otro es de pelo largo, abundante y ondulado.

Características psicológicas: el temperamento y algunos consejos muy útiles para los criadores

Es un perro muy enérgico, fiel y obediente. Tiene un instinto natural por cuidar y proteger a las familias, sobre todo a los más chicos. Ama compartir y jugar en familia y sus días perfectos son al aire libre.

Cuando son cachorros (y de adultos a veces también porque hay manías que nunca se olvidan) les encanta morder objetos. No importa cuántas veces se les llame la atención, está en su naturaleza probar y morder cosas, pueden pasar la tarde en ello. Así que para evitar disgustos, un gran consejo que podemos darle a los dueños es que les compren o creen juguetes especiales para ser estrictamente mordidos y problema resuelto.

perro de agua portugués cachorro

Como hemos hecho notar en nuestros comentarios anteriores, se trata de un perro muy inteligente y en ese sentido muy obediente para con sus amos. Pero cuidado, este can tiene sentidos muy sensibles, incluyendo el oído, así que los gritos o las familias muy ruidosas pueden ponerlo de mal humor. Un tono amigable y moderado son música para sus oídos.

Con esto también queremos destacar que aunque es un perro muy activo, necesita un dueño tan equilibrado y coherente como él. Sobre todo porque al ser tan inteligente le es fácil asumir el liderazgo y propasarse con sus libertades, así que necesita un dueño muy maduro y con los pies en la tierra, para que del mismo modo le haga aterrizar.

Por otro lado, está su adaptabilidad. Aunque es un perro que ama las actividades al aire libre no significa que deba vivir en un parque. Perfectamente puede adaptarse a vivir en un departamento siempre y cuando tenga la actividad física necesaria a diario. Pero si dispones de un patio en el que el perro pueda correr y jugar ¡mejor aun! Y el clima es lo de menos, el perro de agua portugués es capaz de aclimatarse en temperaturas cálidas y frías.

Cabe destacar también que es un perro que disfruta de las actividades que suponen aunque sea un mínimo de dificultad, y mientras más mejor. Los juegos con la pelota y otros juguetes que retan su inteligencia le fascinan, la hora de juegos es su momento favorito del día. Lo que queremos decir con esto es que el perro, además de ser juguetón, exige estimulación mental constantemente.

Otra característica psicológica muy aflorada en este perro es su curiosidad ¡se mete en cada lío precisamente gracias a su intensa curiosidad! Pero lo bueno es que siempre está dispuesto a prender cosas nuevas. Por eso en las últimas décadas ha destacado en otros oficios como perro de comandos anti-drogas, perro bombero o perro rescatista; así como en campeonatos de agility.

Por último, dentro de este punto del temperamento, no podemos olvidar que cada perro es único y que dentro de una misma camada la personalidad de cada cachorro guardará rasgos de la raza en común, pero siempre tendrá sus diferencias. Así que las características que hemos mencionado no son un patrón cerrado, sino más bien un conocimiento general de la conducta de los perros de agua portugueses.

Cuidados

El cuidado inmediato que exige el perro se centra en su característica física más llamativa: su pelaje. Esa gruesa capa de pelos que puede ser ondulada o rizada requiere ciertos cuidados para evitar que se formen nudos, que con el pasar del tiempo le pueden causar daño a la piel o por la acumulación de sucio y bacterias le pueden causar infecciones.

No se recomienda ni peinarlo ni afeitarlo. Las tijeras son la mejor solución para todo. Un corte de pelo dos veces por año ayuda a mantener al perro saludable y estético. Entre los cortes más populares para esta raza se encuentra el famoso “corte de león”, que deja crecer de modo natural el pelo en la parte delantera y en la parte del cuarto trasero deja el pelo muy bajito.

perro de agua portugués corte de león

Se puede pensar que este corte es una tendencia moderna, pero la verdad es que es un corte muy tradicional, se lo hacían los marineros y pescadores portugueses en épocas de antaño. Y más que por razones estéticas, el motivo del corte era liberar el cuarto trasero y las patas del perro, para que pudiera nadar sin que el pelo de esa zona le generar peso. Ahora se preguntarán ¿por qué no cortarle el pelo de la parte delantera del mismo modo? pues el asunto es que esa capa de pelo protegía su sistema respiratorio y su caja torácica del frío.

Otro de los cuidados fundamentales tiene que ver con la alimentación, pero en este caso no se hacen observaciones específicas. Con que el perro reciba un pienso adecuado a su edad, estatura y peso es suficiente.

Por otra parte, el perro debe disfrutar de un espacio higiénico sobre todo si consideramos que su pelo puede retener cualquier cosa. Lo mejor de este peludo amigo es que no bota pelo, así que si él mantiene limpios nuestros espacios, es nuestra labor brindarle un ambiente igualmente higiénico.

Por último, no olvidemos que se trata de un perro de agua, un trato adecuado implica permitirle tener contacto con el agua así sea a manera de baño. Al menos una vez al mes, el perro de agua portugués necesita un baño tanto por higiene como por recreación. Y en ese contexto del baño, cuidar y cepillar los dientes también es importante.

¡Estuvo a punto de extinguirse!

A principios del siglo XX la actividad pesquera cayó en declive, sobre todo en las costas de Portugal, así que este perro, tan asociado a esta actividad, comenzó a sufrir un gran riesgo de desaparición.

El hecho de que la raza no se extinguiera se debe a los esfuerzos que en la década de los años 30 hizo el doctor Vasco Bensuade, un veterinario que dedicó su carrera al cuidado y proliferación del perro de agua portugués.

Por otra parte, en la década de los 50 (1958 para ser exactos), dos perros de agua portugueses viajaron a Estados Unidos para hacer vida allí en el marco de un programa de intercambio de razas.

No obstante, para los años 60 nuevamente se hablaba de la posible extinción de este perro. En este caso, la pesca no había decaído, pero los modos de laborar se habían transformado gracias a la tecnología y el laborioso perro de agua portugués ya no era estrictamente necesario. Se dice que para entonces, a duras penas y podían contarse unos 50 ejemplares en el mundo. Pero entonces sucedió lo inesperado, el perro empezó a tener fama por otras labores y sobre todo como mascota gracias a su afable temperamento y apariencia entrañable. Así fue como la raza, tras rayar los límites de la extinción por segunda vez, se recuperó de manera airosa.

En suelo americano, estos cánidos fueron haciéndose su propia fama a pulso, hasta que en 1984, el American Kennel Club (AKC) los aceptó en el grupo de trabajo. Para quienes no han oído hablar del American Kennel Club (AKC), se trata de un club canino que entre otras cosas emite sus propias reglas de crianza de perros. El perro de agua portugués fue recibido con las puertas abiertas gracias a su obediencia y su gran espíritu laborioso.

¡El perro de agua portugués llegó a la Casa Blanca!

Desde su llegada a los Estados Unidos en la década de los 50, les tomó medio siglo entrar en la Casa Blanca pero finalmente lo lograron.

El triunfo de la presidencia de Barak Obama en 2009 fue también el triunfo de  Bo y Sunny Obama, los perros de agua portugueses de la familia presidencial. Estas imágenes le dieron la vuelta al mundo y una vez más todos querían tener al menos un perro de esta raza en casa:

Actualmente, el perro de agua portugués ha dejado en gran parte su oficio como pescador y es más bien una gran mascota, un perro guardián y un excelente salvavidas. Gracias a su amplia capacidad de adaptación, es muy poco probable que en un futuro cercano se extinga, y los amantes de la raza seguirán trabajando por evitarlo.

Perro de agua portugués
5 (100%) 4 votos